Todo Acerca de #WellnessByOriflame

Entender el contexto científico completo que rodea a Wellness, no es nada fácil. Y como nuestro cuerpo no produce vitaminas, minerales y ácidos grasos – como el Omega – de manera natural, nos vemos forzados a obtener esos nutrientes por medio de una dieta – pero… ¿de cuáles y por qué? La guía que hemos preparado te brindará la ayuda saludable que necesitas para descubrirlos.

LA GUÍA DE VITAMINAS

Vitamina A Necesitas Vitamina A para tener una piel más sana, una visión clara, un buen crecimiento y para mejorar tu sistema inmunológico. Nuestro cuerpo convierte el beta caroteno – el pigmento rojo-anaranjado encontrado en vegetales y frutas – en la cantidad de Vitamina A que necesitamos, así que no te preocupes por consumirlo en exceso.
Come: Vegetales de hojas verdes, zanahorias, duraznos, huevos y pescado.

Vitamina B Existen 8 Vitaminas B que sirven para convertir tu metabolismo en uno más sano, mejorar tu función nerviosa y la división muscular. La Vitamina B es particularmente sensible a los ingredientes procesados, es por eso que las personas que ingieren ese tipo de alimentos, suelen carecer de ella.
Come: Vegetales y frutas crudas, nueces, productos con granos y cereales (como el arroz negro o pasta integral), huevos, carne y pescado.

Vitamina C La mayoría de la gente está familiarizada con la Vitamina C. Este poderoso antioxidante juega un papel esencial en la producción de colágeno en el tejido conectivo, por lo que es imprescindible para la salud de nuestra piel, dientes, huesos y vasos sanguíneos. También ayuda a que tu cuerpo extraiga el hierro de los alimentos.
Come: Frutos rojos, col y tubérculos.

Vitamina D La fuente más importante de Vitamina D son los rayos del sol, y se dice que una caminata de 30-minutos durante el día puede ser tan benéfica como tomar ¡10 vasos de leche! Nosotros necesitamos la Vitamina D para absorber el calcio y para mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico y muscular. La falta de esta vitamina puede causar problemas en los huesos, por lo que es muy importante que consumas la cantidad adecuada.
Come: Pescados ricos en grasas y yema de huevo.

Vitamina E La antioxidante Vitamina E protege las células de tu cuerpo de los radicales libres que pueden causarles daño. Trabaja en conjunto con la Vitamina C.
Come: Nueces, frijoles, huevos, vegetales de hojas verdes y cereales.

Vitamina K Ayuda a la coagulación de la sangre y a reconstruir y reparar los huesos. Las bacterias en tu intestino la producen naturalmente pero también es importante que la consumas en tu dieta.
Come: Vegetales con hojas verdes oscuras (brócoli, espinacas y coles de Bruselas). 

 

LA GUÍA DE MINERALES

Calcio El Calcio es esencial para la salud, huesos, dientes y tejidos. Regula la función de músculos y nervios y es esencial para la coagulación de la sangre.
Come: Vegetales de hojas verdes, almendras, frijoles y lácteos.

Magnesio El Magnesio está envuelto en más de 300 reacciones metabólicas esenciales de tu cuerpo, incluida la producción de energía, el correcto funcionamiento del corazón y la contracción de músculos. Es común que la gente no incluya suficiente magnesio en sus dietas.
Come: Vegetales de hojas verdes, nueces (de la india y almendras), semillas y granos integrales.

Selenio El Selenio ayuda a generar encimas antioxidantes para prevenir los efectos de los daños de radicales libres. Si no consumes suficiente selenio quizá puedas sufrir debilidades en tu sistema inmunológico o de una función pobre de tu corazón
Come: Cereales, nueces, champiñones y pescado.


Zinc Un sistema inmunológico sano y funcional necesita Zinc para trabajar adecuadamente. El Zinc ayuda a nuestro cuerpo a sanar heridas, quemar carbohidratos y construir una piel fuerte; también contribuye al buen funcionamiento de la vista, olfato y gusto.
Come: Semillas (sésamo, girasol y calabaza), nueces, carne, lentejas y champiñones.

Yodo El Yodo es un componente esencial de las hormonas de la tiroides, encargado de regular el crecimiento, desarrollo y la función reproductiva del metabolismo. La ausencia de yodo puede provocar desórdenes mentales.
Come: Sal, algas, mariscos, frijoles, papas, lácteos y huevos.

Cobre El Cobre es bueno para mantener sano el sistema nervioso central, la energía y la producción de melanina. También es necesario para generar colágeno y elastina en la piel, así como para mantener sano el tejido conectivo del corazón, sangre y huesos.
Come: Frijoles, nueces, semillas, granos y champiñones.

Hierro El hierro ayuda a desintoxicar los glóbulos rojos y a transportar el oxígeno alrededor de nuestro cuerpo. Sin el hierro, corres el riesgo de padecer anemia.
Come: Lentejas, frijoles, fresas y carnes rojas.




Y LOS ÁCIDOS GRASOS…

Omega-3 De la misma manera que con las vitaminas, nuestro cuerpo tampoco puede generar Omega 3, así que necesitarás sacarlo de tu dieta o de algún suplemento alimenticio. El Omega-3 reduce inflamaciones, ayudando a aminorar el riesgo de aparición de enfermedades cardiacas, cáncer y artritis. También sirve de apoyo para las funciones del cerebro y ojos.
Come: Pescados grasos (salmón, jurel y trucha), linaza, nueces y suplementos alimenticios con Omega-3.


Escrito por: Fotografías por: Shutterstock

Recomendamos

Artículos relacionados